Cabecera Hotel Tierra de la Reina
CastellanoEnglish

PESCA EN TIERRA DE LA REINA

VOLVER - CONTINUAR

UN COTO DE VERANO

Un Coto de verano.

La orografía del río Yuso en el coto de Tierra de la Reina impone su época óptima de pesca. las grandes alturas de los montes próximos constituyen en invierno grandes neveros que, en el deshielo primaveral, aumentan sobremanera el caudal del río. Aunque no haya habido excesivas nieves, las lluvias de primavera tienen el mismo efecto, y el cauce del río, constreñido en parte por el muro de la carretera N-621 que come paralela a él por la margen derecha y por la muy densa capa de salgueras que puebla su margen izquierda, hundiendo sus raíces casi entre los cantos rodados del lecho del río, hacen que la pesca se vuelva difícil a poco que crezca el nivel de las aguas. No obstante, el río Yuso vacía muy rápido el agua ganada por lluvias ocasionales y se enturbia muy poco. Es por todo esto que la mejor época de pesca en este coto es durante el ve­rano, no importando mucho el mayor o menor estiaje que pueda sufrir el río, pues es en verano cuando el Yuso presenta un cauce más abierto, propicio a una pesca con mosca a distancias medias y cortas, sin desdeñar algunos lances largos buscando las orillas contrarias en los pozos.
La abundancia de truchas en este coto garantiza la diversión apoco que acompañe la climatología y una mínima actividad en los peces. En el lecho del río, entre los cantos rodados de muy variado calibre (y en extremo resbalosos) se ven miríadas de canutillos que protegen a las larvas de tricópteros, entre las cuales abundan las Anatolia nervosa, que fabrican su casa con palitos largos, seguramente para impedir que se los traguen las truchas y otros depredadores. Ciertamente, el tricóptero es la mosca por excelencia en este coto, no importando demasiado su factura ni tamaño, ya que pueden pescar lo mismo las imitaciones "impresionistas" como las montadas en pelo de cérvidos, que las pertenecientes a la escuela de la mosca exacta, como las montadas en secciones de ala y sin hackle.

Los pérlidos eclosionan muy tarde en este río, y será bueno llevar algunas imitaciones por si hubiere alguna eclosión. También pescan bien las pequeñas imitaciones de emergentes olivas y los dípteros de pequeño tamaño. En los días tormentosos de finales de julio pueden sobrevenir las primeras caídas de hormigas aladas. Una buena imitación de estos himenópteros es imprescindible en la caja de todos los mosqueros, pues todos sabemos lo efectivas que llegan a ser en su momento.

En cuanto al material de pesca recomendable, la anchura del cauce, la vegetación de ribera ciertamente abundante y la talla media de las truchas del Yuso -unos 20 cms, pero con bastantes ejemplares que pasan de los 30-, aconsejan el uso de cañas y líneas muy livianas, que en mi opinión no deberían de pasar del número 3. El Yuso es un río que se presta maravillosamente a una pesca fina, delicada y lenta; pues sus aguas, de una insultante transparencia, no parecen permitir otra cosa. Los bajos de línea muy largos y con una punta no superior a un 0,13 demorarán el dragado cuando pesquemos en corto y permitirán posadas muy suaves cuando colemos nuestra mosca bajo las salgueras, buscando ese rincón donde estamos completamente seguros de que acecha una buena trucha. ¡Atención a las sorpresas!; pues a decir de pescadores que conocen bien el coto no son raros los ejemplares de 40 cms o más. Otra cosa es que estos truchones se encuentren activos; en todo caso, habrá que extremar la precaución cuando pesquemos los serenos o al amanecer, pues es bien sabido que a estas horas se mueven las grandes piezas.

VOLVER - CONTINUAR

Hotel Tierra de la Reina, Ctra. Santander, 6, Boca de Huérgano, 24911 - León Teléfono: 987 740 100