Descripción del proyecto

Esta torre está estructurada en tres alturas, pudiendo apreciarse al interior los mechinales para las vigas que soportan el entarimado de madera de los pisos superiores. La puerta de entrada está situada a nivel del primer piso, y a ella se accedería por una escalera exterior. Por analogía con otras torres bajomedievales, podemos suponer que el piso bajo estuviera destinado a funciones agropecuarias de almacén, bodega o cuadra. En la primera planta debían estar la cocina y quizás también los dormitorios. No parece que existieran tabiques de división, a lo sumo una pared de tabla. El segundo piso sería una única estancia en la que se abrirían ventanas simples o geminadas. El último nivel correspondería a un camarote bajo techo. La comunicación interior es de suponer realizara a través de escaleras de madera adosadas a los muros. Por lo que respecta a la cubierta, el sistema más habitual era a cuatro aguas con armaduras vistas.

Las ventanas son escasas y pequeñas, y aparecen distribuidas de forma irregular por sus fachadas, atendiendo a criterios estrictamente funcionales. En el lienzo norte se abre una saetera en la parte baja y un pequeño vano doble adintelado, a la altura del segundo piso. La gran oquedad existente en este paño es fruto de la demolición parcial del mismo para la recuperación de material constructivo, quizás el recerco moldurado de un vano. En el frente oriental se conserva una ventana en arco de la primera planta, y en el occidental se aprecian una serie de mechinales por encima de la puerta, que acaso pudieran evidenciar la existencia de un cadalso, una superestructura de madera con base y frente aspillerados para batir el pie del lienzo.

A su alrededor se conservan los restos de un muro bajo ciñendo la torre, a modo de pequeño castillo, que todavía acertó a ver D. Manuel Gómez Moreno a comienzos del s. XX. Su aparejo de mampostería encierra un núcleo de cantos rodados trabajados con mortero, visible en el zócalo que conforma el basamento del torreón.